Aceite de ajonjolí tostado

$33,100

Las grasas son absolutamente necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo:

  • Son vitales para el desarrollo del cerebro.
  • Protegen el hígado.
  • Los pulmones y los riñones no pueden funcionar sin grasa.
  • Contribuyen a tener huesos fuertes.

El problema no es decidir entre grasas animales o vegetales, porque hay grasas animales muy buenas y hay grasas vegetales que la industria convirtió en un veneno para la salud.

Las grasas malas que jamás debes consumir son las industrializadas, como los aceites hidrogenados (aunque vengan de un vegetal), las margarinas y las mantequillas o aceites en spray.

LAS GRASAS QUE NO DEBES CONSUMIR

  • Aceite de maíz
  • Aceite de canola
  • Aceite de soya
  • Aceite de girasol
  • Margarinas
  • Aceites en spray

LAS QUE SÍ:

  • Aceite de aguacate
  • Aceite de ajonjolí
  • Aceite de oliva
  • Aceite de coco
  • Ghee (fuente animal)

Aceite de primera prensa en frío. Rico en vitaminas, minerales, ácidos grasos 6 y 9, antioxidantes sesamol y sesamolin, y fosfolípidos. Es un alimento de gran calidad que alcaliniza la sangre, energiza, potencia la memoria y reconstruye el sistema muscular y nervioso. Este aceite en su versión tostado, resalta más el sabor a ajonjolí y añade un toque especial al sabor de tus comidas.

Se produce a partir de un ligero tostado de la semilla, generando un exquisito sabor a ajonjolí tostado, con el cual se le da gusto a las diferentes preparaciones.  Ideal para darle un toque final a las diferentes preparaciones.

Modo de uso: ideal para ensaladas, vinagretas o para saltear cualquier tipo de alimentos.

Hay existencias

Cantidad:

Descripción

LA NATURALEZA NO HACE GRASAS MALAS

Fue la industrialización de la comida, la que nos dañó la buena relación con los alimentos, en este caso, las grasas han sido una de las que más han sido maltratadas, ¿por qué? Porque la industria las transformó en algo indigerible, nada nutritivo y sí muy peligroso para la salud, pero no era que las grasas naturales, es decir, las “fabricadas” por la propia naturaleza (vegetal o animal) fueran malas, sino que el ser humano en su afán de ganar más dinero las hizo malas.

De ahí nació el concepto de “light” o “bajo en grasa”, que llegó para empeorar la situación, porque nos hizo no solo creer que las grasas eran las culpables de la obesidad y los problemas de corazón, sino que debíamos casi eliminarlas, salvo claro que consumiéramos esos productos light, que en realidad, tienen más ingredientes nocivos, y para darles algo de sabor (porque al quitarles la grasa se pierde el sabor), le agregan azúcar, quién es el que hace verdaderamente el daño.

En su libro, @tomasrayes, en su sección de Grasas Naturales, nos dice:

“A comienzos del siglo 21, la causa #1 de muerte en hombres y mujeres, es la enfermedad del corazón…No por un aumento en consumo de grasas sino en consumo de dos categorías principales de alimentos pro-inflamatorios: los aceites vegetales (grasas industriales) y el azúcar refinado.

Los aceites refinados, blanqueados y desodorizados son la causa del incremento en enfermedades del corazón y la arterioesclerosis. No las grasas naturales, sean vegetales o animales. Por eso la discusión no es si la grasa vegetal es mejor que la animal.

¿De dónde vienen los aceites vegetales?
De los lípidos extraídos de maíz, canola, soya, girasol, semilla de algodón, cártamo (safflower), salvado de arroz, semilla de uva.”

En cuanto al mito de las grasas saturadas:
“De hecho, las grasas saturadas fortalecen tu sistema inmune y juegan un rol importante en la comunicación intercelular protegiendo nuestro cuerpo contra el cáncer, ayudan a los receptores de nuestra membranas celulares, incluyendo los receptores de insulina, protegiéndote contra la diabetes. En los niños por ejemplo, el consumo de mantequilla y leche entera de vacas de pastoreo produce menos asma que en niños alimentados con leche baja en grasa y margarina. Tus pulmones también necesitan grasa saturada para funcionar adecuadamente. Tus riñones, tu sistema endocrino, nervioso y tu cerebro también las necesitan.”

Así que, el quid está en elegir buenas grasas, no en eliminar las grasas.

BioEssence, Salugran

Verdaderamente saludable

Es normal conocer casos de personas que van donde médicos/nutricionistas con diferentes problemas y la solución es muchas veces la misma: "Elimine todo tipo de grasas de su dieta".

Esta afirmación se queda corta ya que no se tiene en cuenta la importancia de las grasas en el buen funcionamiento del organismo en general, un ejemplo muy claro es el cerebro, el cual esta compuesto por aproximadamente un 50% de grasas, además éstas aportan gran cantidad de la energía usada por nuestro cuerpo y también ayudan a la efectiva absorción de vitaminas.

NO se puede eliminar las grasas de nuestra dieta, es imposible llevar una vida sana sin consumir grasas, lo importante es saber diferenciar qué TIPO de grasas estamos consumiendo.

Buenas fuentes de grasas SANAS:

  • Aguacate.
  • Frutos secos.
  • Semillas como el ajonjolí, la quinua, la chia, la linaza.
  • Aceites prensados en frio (coco, linaza, oliva, ajonjolí).
Blog Andrés Barrientos.

Fácil de usar

Contraindicaciones

Información adicional

Peso 0.506 kg
Dimensiones 22 × 5 × 22 cm
Marca

BIO ESSENS

Cantidad

250 ml

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Aceite de ajonjolí tostado”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *